El catalán exigente

El catalán exigente

Por fin, después de mucho tiempo, voy a contar acerca de alguno de los mensajes que recibo. Como te puedes imaginar, una escort recibe una variedad de mensajes increíble. Desde los más vulgares hasta los extremadamente pulcros (y a veces de extensión kilométrica). Naturalmente, la mayoría de los mensajes que nos hacen alucinar sea poco o mucho tienen que ver con cuestiones sexuales. A mí no me agrada detallarlos porque cada uno busca cosas distintas. Eso sí: hay actitudes injustificables. Pero bueno, este caso es completamente aparte.

Hace bastante tiempo, de hecho un par de años ya, recibí un mensaje. Era educado, cordial, decía que le había gustado mucho cómo era. Estaba escrito en catalán (esto lo digo por lo que tengo que contar). Hasta ahí todo perfecto. Parecía que la cosa iba a ir bien. Ay, qué inocente. La última línea del primer párrafo fue la que cambió el giro de la historia: que había visto que tenía la web en español e incluso en inglés, pero no en catalán. 

El segundo párrafo constaba de una línea, pero brillaba por sí sola. Una de esas frases míticas. Más o menos, decía: “Cuando soluciones este problema, concertaré una cita contigo”.

Confieso que no recuerdo la frase exacta y no tengo intención de buscar el mensaje, más que nada porque leerlo de nuevo me pone de mal humor, pero recuerdo bien lo de “solucionar el problema”. Me quedé en shock, de verdad. 

Cuando me repuse un poco, le contesté de la forma más humanamente educada posible (es decir, reescribiendo para contener cada vez más el enfado detrás de las palabras) y en catalán, claro, que mi lengua materna era el catalán (es verdad), que menciono en la web que lo hablo así que no hay ningun problema en comunicarnos a través de ese idioma, que si la web está en español es porque todos los catalanes lo entienden además del resto de España (él lo había entendido, ¿verdad?), y que si también está en inglés no es para parecer internacional, sino porque Barcelona es internacional y me es muy útil. Que traducir toda la info da mucha faena y el inglés es necesario, pero en catalán, en esas circunstancias, no. 

Me respondió pero suelo ignorar las respuestas de este tipo de correspondencia porque sé que no sirve de nada más que para alucinar y enfadarme más. Por lo general, ignoro los mensajes con cierto grado de idiotez, hablando claro.

Sé que parece una tontería, pero que deje entrever que solo concertaría una cita si traduzco todo al catalán me pareció algo estúpido. Yo soy catalana, me encanta el catalán, y me gustar leer cosas en catalán. ¿Pero esto? Es que ni siquiera era una sugerencia, sino un requisito. Con una actitud así en el primer mensaje, o en cualquier punto de la comunicación previa, ya sufría imaginando una posible cita. Y de hecho terminé mi respuesta diciéndole esto, que no me apetecía tener una cita con alguien con semejante actitud de entrada. Es que no lo entiendo, de verdad. 

Un tiempo después lo recordé y la curiosidad me pudo. Leí su respuesta y decía que la ley en realidad obliga a tener la versión en catalán. Y tiene razón. Y me parece estupendo. Pero estos servicios no entran en el marco legal. Ups. Lo siento, pero es que me enerva. Ese tipo de exigencias pueden conmigo. 

En fin. Gracias por leer mis quejas. A veces uno necesita desahogarse al mundo jaja

Helena R.  

Anuncios