Ser normal

Ser normal

Y otras formas de no decir nada. En muchas auto descripciones, sea en webs de citas, para amistad, etc., me he encontrado “soy normal” como característica de forma recurrente.

Resulta que soy una persona reflexiva, y me gusta analizarlo todo, sobre todo en cuestión de comunicación. Aún habiéndole dado vueltas, me he dado cuenta de que no sé exactamente qué significa “ser normal” en estos contextos. 

He llegado a una pequeña conclusión: debe de significar algo como “no perturbado / desequilibrado / psicópata / sociópata bien integrado…”, o que tienen gustos típicos, personalidad típica, no sé. O quizá, más probablemente, es para hacer creer a los demás, y a uno mismo, que no son malas personas o que no tienen ningún problema mental chungo. En mi vida personal, el hecho de que alguien mencione, sea por no querer pensar mucho o por sentirse socialmente obligado, que “es normal”, me preocupa. Sin embargo, en realidad no quería hablar de esa “normalidad”, aunque tampoco parece ser muy diferente.

Si en algún momento te dio por leer las FAQ de mi web, habrás visto que pongo el grito en el cielo en la pregunta de si tendría relaciones sin protección. Me lo han preguntado varias veces. No muchas, pero sí algunas. A mí y a todas las chicas del planeta, se dediquen a esto o no. No necesitamos pensar mucho para saber la razón: la sensación es diferente, mucho mejor, más placentera. Pero sabemos los riesgos. Pues parece que hay personas a las que no les importa, o creen que no les pasará, que no les “tocará”.

Pedir sexo sin protección a una escort es muy temerario. Es cierto que muchas se preocupan mucho por su salud, se hacen pruebas a menudo, pero sigue siendo una cuestión lógica. Como digo en las FAQ, si una escort dice que sí, normalmente a cambio de más dinero, hay un % elevado de probabilidades de que lo haya hecho antes. Con un cliente, con su pareja, con un ligue de una noche… Es imposible que alguien sepa que la otra persona no tiene nada, y normalmente ni nosotros mismos sabemos si tenemos algo. Evitarlo, aunque sea por egoísmo, por nuestra salud, es de sentido común.

Aparte del dinero extra, la frase que suele acompañar a estas peticiones es la mencionada arriba. Una vez, cuando tenía un número al que podías llamarme, un hombre me lo insinuó diciendo “verás que soy normal…”. ¿Qué significa eso exactamente? ¿Cómo voy a ver que eres normal y qué se supone que tengo que ver que me indique que no tienes nada? Lo siento, no tengo superpoderes. 

Hace tiempo también tuve la versión al revés. Había quedado con alguien, estábamos en un párking para ir a unas habitaciones por horas, nos acabábamos de ver y, tras las presentaciones, me preguntó si podía ser sin protección. Le miré incrédula, le dije que no, que ya lo sabía de antemano, y me dijo que es que quería ver antes si yo “era normal” [antes de pedírmelo]. ¿Cómo que si yo soy normal? ¿Quieres decir que si no tengo cara de de estar desesperada o de haberlo hecho antes miles de veces? Le dije que me había hecho perder el tiempo, que venía de lejos, y él dice que él también, como si tuviera que importarme. En realidad eso me preocupaba aún más. ¿De verdad pensaba que iba a decir que sí ya que estábamos ahí? Me enfadé mucho, está claro, y me fui en seguida tras decirle que esas cosas no se hacían. En mi caso no solo es perder el tiempo de transporte y el reservado para la cita, también es el tiempo y el hecho de arreglarme para ello.

Espero que entiendas que no se reduce a “simplemente decir que no”. Dice mucho de alguien y también hay muchas cosas que me dicen a mí / nos dicen a nosotras de forma implícita al realizar tal “petición”. 

Anuncios